Cómo gestionamos el tiempo

reloj

Cuando trabajas en publicidad es necesario estar al tanto de todo lo que se cuece en el sector: tendencias, nuevos soportes, últimos tipos de publicidad digital o eventos relevantes que van a tener lugar en las próximas semanas.

Además de todo eso, hay que llevar a término el trabajo diario en la agencia. Gestionar el tiempo de manera eficaz a menudo se convierte en una misión imposible. Durante años, se han escrito líneas y líneas sobre la actividad frenética de los trabajadores de las agencias de publicidad, que no sólo tienen que finalizar proyectos y entregar trabajos que siempre son “para ayer”, también tienen que compaginar la vida profesional con la personal.

Son cada vez más las empresas, también del sector de la publicidad, que han decidido tomar medidas para hacer más sencilla la vida de sus trabajadores. Unas han instaurado un horario de entrada y salida de la oficina flexible, otras han optado por la jornada intensiva durante todo el año y también están las que ofrecen la posibilidad del teletrabajo. Todas estas iniciativas ayudan a que los empleados armonicen todos los aspectos de su vida pero ¿qué ocurre cuando estamos ocupándonos de varios proyectos a la vez?

Es en estos momentos, cuando la situación empieza a desbordarnos porque surgen picos de trabajo o una situación inesperada y no podemos rascarle más minutos al reloj, cuando aparece alguien (un compañero, un amigo, un familiar…) que nos habla sobre herramientas como Trello o Asana, herramientas creadas para gestionar tareas tanto a nivel profesional como personal. Si alguna vez has visto el muro principal de algún asiduo a ellas probablemente hayas quedado abrumado con la lista de actividades por hacer y no has podido evitar preguntarte cuánto tiempo tarda en escribir todas las tareas y cuanto tiempo dedica a mantener el panel al día. Otros profesionales prefieren organizar su día a día mediante el calendario de sus teléfonos móviles y los más clásicos recurren a la agenda, o a un simple cuaderno, para apuntar todo lo que tienen que hacer. Todo vale, el único requisito a la hora de elegir un método que te ayude a organizarte y ser más eficiente es sentirte cómodo con él y que realmente te sirva de ayuda para terminar el día sin ninguna tarea pendiente o, al menos, para saber cuáles has terminado y cuáles tienes que seguir desarrollando.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top